Modificación de las medidas de prevención frente al COVID-19 en el período hacia la nueva normalidad en Castilla-La Mancha


Decreto 28/2020, de 30 de junio, por el que se modifica el Decreto 24/2020, de 19 de junio, sobre medidas de prevención necesarias para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 una vez superada la fase III del Plan para la transición hacia una nueva normalidad.

Vigente desde 03/07/2020 | DOCM 131/2020 de 2 de Julio de 2020

Mediante este Decreto se efectúan una serie de modificaciones en las medidas de prevención frente al COVID-9 acordadas en el Decreto 24/2020 una vez superada la fase III del Plan de desescalada, destacándose la incorporación de dos nuevos apartados relativos al transporte y a los establecimientos y locales de juego y apuestas.

Con respecto al transporte, se establecen las medidas y condiciones para el funcionamiento  de las estaciones de autobuses, y las medidas higiénico-sanitarias y de prevención a cumplir en los medios de transporte de viajeros tanto públicos como privados, así como los criterios de ocupación de los mismos.

Con respecto a los establecimientos y locales de juego y apuestas, se permite un aforo máximo del 75% del autorizado, y se establecen las medidas y condiciones higiénico-sanitarias y de prevención que deben adoptarse en el desarrollo de su actividad.

En el Diario Oficial de Castilla-La Mancha número 121, de 20 de junio de 2020, se publicó el Decreto 24/2020, de 19 de junio, sobre medidas de prevención necesarias para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 una vez superada la fase III del Plan para la transición hacia una nueva normalidad.

Pese al escaso tiempo transcurrido desde la aprobación de la norma, resulta necesario modificar puntualmente el Decreto a fin de garantizar la seguridad jurídica, dejando resueltos algunos aspectos que podían generar dudas en los primeros días de la transición hacia la nueva normalidad.

Así, en primer lugar, resulta necesario aclarar la regulación de la apertura de las actividades dispuesta en el artículo 4 para evitar problemas en su aplicación.

En segundo lugar, se deben modificar las medidas de higiene y prevención en la prestación del servicio en los establecimientos de hostelería y restauración, previstas en el artículo 8. La modificación consiste en la supresión de la remisión al apartado 4 del artículo 5, sustituyéndola por el establecimiento de una norma clara para estos establecimientos, en los que se determina una ocupación máxima del setenta y cinco por ciento del aforo.

En tercer lugar, se deben modificar determinadas previsiones del artículo 15 relativas a los establecimientos y locales comerciales minoristas y las actividades de servicios profesionales abiertos al público que no formen parte de centros o parques comerciales. En este sentido, se hace necesario suprimir la remisión a los apartados 3 y 4 del artículo 5, y con ello, las restricciones de aforo en el interior de dichos establecimientos, así como la prohibición de grupos de más de veinticinco personas en los mismos.

La cuarta modificación que se acomete es la del artículo 19 del Decreto, que regula la actividad formativa de la formación profesional para el empleo gestionada o financiada por la Administración autonómica en centros y entidades de formación. En este caso, y por razones de seguridad jurídica, se introduce una nueva regulación de estas actividades que, por ende, pasarán a regularse por esta norma en lugar de por una resolución de la Consejería competente, como se preveía inicialmente.

El nuevo artículo 19 prevé la posibilidad de impartir formación para el empleo de forma presencial siempre que no se supere un aforo del setenta y cinco por ciento del centro. Asimismo, se establecen medidas de seguridad para evitar la proliferación del Covid-19.

La quinta modificación es la del artículo 23, que establece las condiciones de ocupación en los alojamientos turísticos.

En este caso, se considera necesario añadir un nuevo apartado 2, que contemple la regulación de las casas rurales de alquiler completo y de las viviendas de uso turístico, en las que no existirá limitación de aforo. Asimismo, se procede a renumerar los apartados 2 y 3, que pasan a ser, 3 y 4, respectivamente.

En sexto lugar, se modifica el artículo 24, en el que se regulan las condiciones de apertura al público de las discotecas y resto de establecimientos nocturnos. En particular se aclara la situación de las terrazas de estos establecimientos que estén situadas en la vía pública, en las que podrá procederse a la apertura al público sin restricción de aforo de las mesas permitidas.

Asimismo, en los artículos 40 y 41 se suprime la necesidad de informes previos de la Consejería de Sanidad que pueden retrasar la agilidad necesaria en la adopción de medidas. En el artículo 41 también se concreta el ámbito de aplicación de las medidas con el fin de evitar problemas interpretativos.

También, se considera conveniente la modificación del artículo 42, a los efectos de precisar que los centros, servicios y establecimientos sanitarios, sociosanitarios y de servicios sociales están sujetos, no solo a la inspección por los ser vicios sanitarios, sino también a los de la Consejería competente en materia de bienestar social, en el ámbito de su competencia.

Finalmente, se considera necesaria la inclusión de dos capítulos nuevos que regulen las medidas necesarias en los establecimientos y locales de juego y apuestas y las medidas en relación con los transportes.

La competencia para la adopción y la modificación de las medidas adoptadas viene determinada por la misma normativa que fundamentaba el Decreto 24/2020, de 19 de junio, es decir, la Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de medidas especiales en materia de salud pública, la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, la Ley 33/2011, de 4 de octubre, General de Salud Pública, y la Ley 8/2000, de 30 de noviembre, de Ordenación Sanitaria de Castilla-La Mancha.

Las modificaciones dispuestas en este decreto responden a los principios de necesidad, eficacia, proporcionalidad, seguridad jurídica, transparencia y eficiencia, tal y como exige la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas. A estos efectos se pone de manifiesto el cumplimiento de los principios de necesidad y eficacia dado el interés general en el que se fundamentan las medidas que se establecen, y que tienen como fin último la protección de la salud de la población, siendo el instrumento más adecuado para garantizar su consecución. La norma es acorde con el principio de proporcionalidad al contener la regulación imprescindible para la consecución de los objetivos previamente mencionados, ya que las medidas que ahora se regulan resultan proporcionadas al bien público que se trata de proteger. Igualmente, se ajusta al principio de seguridad jurídica, siendo coherente con el resto del ordenamiento jurídico. En relación con el principio de eficiencia, este decreto no impone cargas administrativas que no estén justificadas para la consecución de sus fines.

De acuerdo con lo expuesto, a propuesta de la persona titular de la Consejería de Sanidad y previa deliberación del Consejo de Gobierno en su reunión de 30 de junio de 2020, Dispongo:

En el Diario Oficial de Castilla-La Mancha número 121, de 20 de junio de 2020, se publicó el Decreto 24/2020, de 19 de junio, sobre medidas de prevención necesarias para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 una vez superada la fase III del Plan para la transición hacia una nueva normalidad.

Pese al escaso tiempo transcurrido desde la aprobación de la norma, resulta necesario modificar puntualmente el Decreto a fin de garantizar la seguridad jurídica, dejando resueltos algunos aspectos que podían generar dudas en los primeros días de la transición hacia la nueva normalidad.

Así, en primer lugar, resulta necesario aclarar la regulación de la apertura de las actividades dispuesta en el artículo 4 para evitar problemas en su aplicación.

En segundo lugar, se deben modificar las medidas de higiene y prevención en la prestación del servicio en los establecimientos de hostelería y restauración, previstas en el artículo 8. La modificación consiste en la supresión de la remisión al apartado 4 del artículo 5, sustituyéndola por el establecimiento de una norma clara para estos establecimientos, en los que se determina una ocupación máxima del setenta y cinco por ciento del aforo.

En tercer lugar, se deben modificar determinadas previsiones del artículo 15 relativas a los establecimientos y locales comerciales minoristas y las actividades de servicios profesionales abiertos al público que no formen parte de centros o parques comerciales. En este sentido, se hace necesario suprimir la remisión a los apartados 3 y 4 del artículo 5, y con ello, las restricciones de aforo en el interior de dichos establecimientos, así como la prohibición de grupos de más de veinticinco personas en los mismos.

La cuarta modificación que se acomete es la del artículo 19 del Decreto, que regula la actividad formativa de la formación profesional para el empleo gestionada o financiada por la Administración autonómica en centros y entidades de formación. En este caso, y por razones de seguridad jurídica, se introduce una nueva regulación de estas actividades que, por ende, pasarán a regularse por esta norma en lugar de por una resolución de la Consejería competente, como se preveía inicialmente.

El nuevo artículo 19 prevé la posibilidad de impartir formación para el empleo de forma presencial siempre que no se supere un aforo del setenta y cinco por ciento del centro. Asimismo, se establecen medidas de seguridad para evitar la proliferación del Covid-19.

La quinta modificación es la del artículo 23, que establece las condiciones de ocupación en los alojamientos turísticos.

En este caso, se considera necesario añadir un nuevo apartado 2, que contemple la regulación de las casas rurales de alquiler completo y de las viviendas de uso turístico, en las que no existirá limitación de aforo. Asimismo, se procede a renumerar los apartados 2 y 3, que pasan a ser, 3 y 4, respectivamente.

En sexto lugar, se modifica el artículo 24, en el que se regulan las condiciones de apertura al público de las discotecas y resto de establecimientos nocturnos. En particular se aclara la situación de las terrazas de estos establecimientos que estén situadas en la vía pública, en las que podrá procederse a la apertura al público sin restricción de aforo de las mesas permitidas.

Asimismo, en los artículos 40 y 41 se suprime la necesidad de informes previos de la Consejería de Sanidad que pueden retrasar la agilidad necesaria en la adopción de medidas. En el artículo 41 también se concreta el ámbito de aplicación de las medidas con el fin de evitar problemas interpretativos.

También, se considera conveniente la modificación del artículo 42, a los efectos de precisar que los centros, servicios y establecimientos sanitarios, sociosanitarios y de servicios sociales están sujetos, no solo a la inspección por los ser vicios sanitarios, sino también a los de la Consejería competente en materia de bienestar social, en el ámbito de su competencia.

Finalmente, se considera necesaria la inclusión de dos capítulos nuevos que regulen las medidas necesarias en los establecimientos y locales de juego y apuestas y las medidas en relación con los transportes.

La competencia para la adopción y la modificación de las medidas adoptadas viene determinada por la misma normativa que fundamentaba el Decreto 24/2020, de 19 de junio, es decir, la Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de medidas especiales en materia de salud pública, la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, la Ley 33/2011, de 4 de octubre, General de Salud Pública, y la Ley 8/2000, de 30 de noviembre, de Ordenación Sanitaria de Castilla-La Mancha.

Las modificaciones dispuestas en este decreto responden a los principios de necesidad, eficacia, proporcionalidad, seguridad jurídica, transparencia y eficiencia, tal y como exige la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas. A estos efectos se pone de manifiesto el cumplimiento de los principios de necesidad y eficacia dado el interés general en el que se fundamentan las medidas que se establecen, y que tienen como fin último la protección de la salud de la población, siendo el instrumento más adecuado para garantizar su consecución. La norma es acorde con el principio de proporcionalidad al contener la regulación imprescindible para la consecución de los objetivos previamente mencionados, ya que las medidas que ahora se regulan resultan proporcionadas al bien público que se trata de proteger. Igualmente, se ajusta al principio de seguridad jurídica, siendo coherente con el resto del ordenamiento jurídico. En relación con el principio de eficiencia, este decreto no impone cargas administrativas que no estén justificadas para la consecución de sus fines.

De acuerdo con lo expuesto, a propuesta de la persona titular de la Consejería de Sanidad y previa deliberación del Consejo de Gobierno en su reunión de 30 de junio de 2020, Dispongo:

Artículo único. 
Modificación del Decreto 24/2020, de 19 de junio, sobre medidas de prevención necesarias para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 una vez superada la fase III del Plan para la transición hacia una nueva normalidad.

El Decreto 24/2020, de 19 de junio, sobre medidas de prevención necesarias para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 una vez superada la fase III del Plan para la transición hacia una nueva normalidad, queda modificado como sigue:

Uno. El artículo 4 queda redactado del siguiente modo:

Dos. El apartado 1 del artículo 8 queda redactado del siguiente modo:

Tres. El apartado 1 del artículo 15 queda redactado del siguiente modo:

Cuatro. El artículo 19 queda redactado del siguiente modo:

Cinco. El artículo 23, quedando redactado el artículo del siguiente modo:

Seis. El artículo 24 queda redactado del siguiente modo:

Siete. El apartado 2 del artículo 40 queda redactado del siguiente modo:

Ocho. Se modifica el apartado 2 y se incorpora un apartado 7 al artículo 41, con la siguiente redacción:

Nueve. El artículo 42 queda redactado del siguiente modo:

Diez. Se adiciona el capítulo IX, sobre medidas en el ámbito de juego y apuestas, que incluye un nuevo artículo 44, con la siguiente redacción:

Once. Se adiciona el capítulo X, sobre medidas en relación con la ocupación y uso de los vehículos en el transporte terrestre, que incluye un nuevo artículo 45, con la siguiente redacción:

DISPOSICIÓN FINAL 

Disposición final única. 
Entrada en vigor.

El presente decreto entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha.

Dado en Toledo, el 30 de junio de 2020

El Presidente, EMILIANO GARCÍA-PAGE SÁNCHEZ

El Consejero de Sanidad, JESÚS FERNÁNDEZ SANZ