COVID-19. Fijación de los niveles de alerta sanitaria por islas en Baleares


Acuerdo del Consejo de Gobierno de 14 de diciembre 2020 por el cual se establecen los niveles de alerta sanitaria por islas que estarán en vigor en la comunidad autónoma de las Illes Balears y por el cual se introducen se modificaciones puntuales en el Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, aprobado por el Acuerdo del Consejo de Gobierno de las Illes Balears de 27 de noviembre de 2020.

BOIB Ext. 209/2020 de 15 de Diciembre de 2020

El Consejo de Gobierno establece el nivel de alerta sanitaria 4 para la Isla de Mallorca, 3 para para la Isla de Menorca, 2 para para la Isla de Ibiza y 1 para para la Isla de Formentera desde el 15 hasta el 29 de diciembre de 2020. Al mismo tiempo, modifica el Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, entre otros, en los siguientes extremos:

- Se establece que la declaración del nivel de alerta sanitaria 4 implica la suspensión de todas las actividades complementarias y  extraescolares, excepto aquellas en las que los alumnos formen parte del mismo grupo de convivencia estable de la escuela, el Programa de Acompañamiento Escolar y los talleres de lengua catalana para jóvenes recién llegados.

- No se permiten las pernoctaciones de residentes fuera del servicio social de tipo residencial,  excepto si son en el marco de un periodo de vacaciones o alta temporal del centro.

- Se modifican los aforos de ciertas actividades y servicios.

- Se prorroga hasta el 1 de febrero de 2021 el plazo establecido para instalar medidores de CO₂ en determinados establecimientos, debiendo presentarse a partir del 15 de diciembre un justificante de pedido con la confirmación de su compra, donde figuren los datos fiscales del establecimiento.

Mediante el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, por el cual se establecieron los niveles de alerta sanitaria y se aprobó el nuevo Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, se establecieron los niveles de alerta sanitaria, entendidos estos como estadios de gestión de la crisis sanitaria aplicables territorialmente en función de la evolución de los indicadores de riesgo que determine la autoridad sanitaria y que en cada caso determinan la adopción de unas medidas proporcionadas a los nivel de riesgo de transmisión del SARS-CoV-2.

Estos indicadores, que se fundamentan a su vez en el Acuerdo del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, de día 21 de octubre de 2020, por el cual se aprobaron las «Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de COVID- 19» tienen en cuenta el tamaño, el territorio y las características de la población del ámbito territorial que se evalúa, y se basan en información detallada de los casos que permita interpretar las dinámicas de transmisión.

Mediante este Acuerdo de 27 de noviembre se establecieron cinco niveles de alerta sanitaria en los cuales se puede situar un territorio (cada una de las islas o áreas geográficas inferiores) como consecuencia de la evaluación de riesgo, que van de de un primer nivel (nivel de alerta 0) correspondiente a la situación de nueva normalidad, en la cual se dan casos esporádicos y con buena trazabilidad y sin que se identifique la existencia de transmisión comunitaria, incrementándose progresivamente la gravedad hasta un nivel 4 caracterizado por una concurrencia de una situación de transmisión comunitaria generalizada, no trazable y que pone en riesgo la capacidad de respuesta del sistema sanitario. A cada uno de estos niveles de alerta (0, 1, 2, 3 y 4) corresponden unas medidas gradualmente más restrictivas en función del riesgo evaluado y de la evidencia generada sobre su eficiencia para bajar la transmisión de la COVID-19.

Así mismo, se estableció que la declaración del nivel de alerta sanitaria requeriría el informe previo del Comité Autonómico de Gestión de Enfermedades Infecciosas, con evaluación previa del riesgo sanitario y de la proporcionalidad de las medidas que comporta, como también del riesgo inminente y extraordinario para la salud pública.

Por otro lado, y de forma inicial se determinó que en la isla de Mallorca se encontraba en un nivel de alerta sanitaria 3; para la isla de Menorca se estableció un nivel de alerta nivel de alerta sanitaria 2; en la isla de Ibiza el nivel de alerta sanitaria fue el 3 y en la isla de Formentera el 1, y también se dispuso que la declaración de los niveles de alerta sanitaria tiene, como regla general, una duración de catorce días naturales y comporta una evaluación continua de los riesgo sanitario y de la situación epidemiológica del territorio afectado por parte del Comité Autonómico de Gestión de Enfermedades Infecciosas, que tiene que informar sobre la necesidad de prórroga, ampliación o reducción de este, si bien a pesar de esto, los niveles de alerta sanitaria establecidos en aquel Acuerdo para cada una de las Illes Balears tendrían vigencia hasta el día 15 de diciembre, sin perjuicio que este plazo se pudiera prorrogar, ampliar o reducir, o se pudiera modificar el nivel en función de la evaluación del riesgo para cada una de las islas o de alguno de sus municipios, cascos urbanos o barriadas, o para algún sector sanitario o zona básica de salud.

Pues bien, en fecha 13 de diciembre, el Comité Autonómico de Gestión de Enfermedades Infecciosas, ha emitido informe preceptivo y del que resulta que de la evaluación previa del riesgo sanitario, de la proporcionalidad de las medidas que comporta, como también del riesgo concomitante para la salud pública. Este informe destaca que, en los últimos 14 días, la incidencia a catorce días (IA14) se ha incrementado de forma global en las Illes Balears un 24%, pasando de 207 casos por 100.000 habitantes el día 27 de noviembre a 257 casos por 100.000 habitantes el día 10 de diciembre. Sin embargo, el comportamiento no ha sido homogéneo en cada isla. Así, mientras que en Formentera no se han observado modificaciones significativas (con un total de cinco casos diagnosticados en los últimos catorce días), situándose la IA14 en 41 casos por 100.000 habitantes, en Ibiza se ha podido constatar una evolución marcadamente favorable, con una disminución constante en la tasa de contagios, pasando la IA14 de 149 a 93 casos por 100.000 habitantes en los últimos catorce días, una mejora del 37%. Por otro lado, las tasas de positividad, del 3,18% en Formentera y el 3,01% en Ibiza, se acercan al umbral del 3% que el ECDC (European Center for Disease Prevention and Control) determinó para definir un territorio en situación de riesgo.

En cambio, en la isla de Mallorca se ha observado un empeoramiento muy significativo de los indicadores epidemiológicos, pasando de 222 a 288 casos por 100.000 habitantes (un incremento del 30%), y presentando, además, una tasa de positividad del 6,53%, ambos parámetros marcadamente por encima de los umbrales marcados por el ECDC para definir un territorio en situación de riesgo epidemiológico. Es este, además, el valor de incidencia más elevado registrado en los últimos 3 meses. Además, se ha podido observar que la velocidad en el crecimiento de la incidencia se ha acelerado los últimos días, pasando de un crecimiento intersemanal de un 10% en el periodo anterior a un crecimiento de un 16% en la semana actual. Por otro lado, este crecimiento de incidencia está siendo especialmente marcado a nivel de la población más vulnerable a la COVID-19, los mayores de 65 años, y en particular aquellos que se encuentran en situación de institucionalización. Así, en este grupo de población la incidencia a siete días se ha incrementado en solo una semana un 55% y duplicándose el número de usuarios positivos en centros residenciales de gente mayor. Esta mayor incidencia de contagios se está traduciendo de forma muy clara en una mayor presión asistencial, con un incremento de un 27% de los ingresos a cuidados intensivos en la última semana (de 34 a 43 camas).

Finalmente, la isla de Menorca, a pesar de partir de una situación epidemiológica más favorable, también ha experimentado un empeoramiento muy significativo de sus indicadores, puesto que ha pasado de 100 a 153 casos por 100.000 habitantes en los últimos catorce días (un incremento del 54%), superando por primera vez en más de 3 meses los 150 casos por 100.000 habitantes. En este caso, la tasa de positividad, a pesar de encontrarse por encima del umbral del 3%, se encuentra todavía en un nivel más moderado (un 4,02%). El aumento de contagios se ha traducido también en un incremento de la presión asistencial, duplicándose en la última semana el número de pacientes COVID-19 hospitalizados.

El informe concluye recomendando que, como consecuencia de la diferente evolución de la situación epidémica y sanitaria a cada una de las islas, se proceda a modificar los niveles de alerta sanitaria vigentes en el siguiente sentido:

• Isla de Mallorca: pasar de nivel de alerta sanitaria 3 a 4.

• Isla de Menorca: pasar de nivel de alerta sanitaria 2 a 3.

• Isla de Ibiza: pasar de nivel de alerta sanitaria 3 a nivel de alerta sanitaria 2.

• Isla de Formentera: mantener el nivel de alerta sanitaria 1.

II

Por otro lado el anexo del Acuerdo de 27 de noviembre de 2020, incluye una relación exhaustiva de medidas de prevención para evitar el contagio de la COVID-19 entre los ciudadanos de las Illes Balears y, en el supuesto de que desgraciadamente se produzca el contagio, para poder también disponer de unas posibilidades más grandes de trazar estos contagios y controlar los rebrotes de la dolencia.

Como ya se ha dicho todas estas medidas, combinadas con el establecimiento en el mismo de los 5 niveles de alerta sanitaria, determinan de manera automática una intensidad mayor o menor de la aplicación de las medidas establecidas —niveles que son revisables quincenalmente por el Consejo de Gobierno, a propuesta de la persona titular de la Consejería de Salud y Consumo, con el informe previo informe del Comité Autonómico de Gestión de Dolencias Infecciosas, en función de la evolución de los indicadores epidemiológicos—, y constituyen en conjunto un sistema de protección de la salud pública frente a la COVID-19 amplio y marcado por el principio de prudencia y de protección de la salud individual y colectiva.

Así pues, se ha observado la necesidad de llevar a cabo una serie de correcciones de las medidas establecidas en el antedicho Acuerdo en relación a medidas generales de precaución, medidas relativas a actividades sociales, a comunidad educativa, servicios sociales, a actividades deportivas, a actividades culturales, a las actividades turísticas y a la actividad de comercio, ferias y mercados.

Por tanto, visto lo que se expone y de conformidad con los mismos fundamentos de derecho descritos en el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, por el cual se establecieron los niveles de alerta sanitaria y se aprobó el nuevo Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, del cual es consecuencia el presente, es por lo que el Consejo de Gobierno, a propuesta de la consejera de Salud y Consumo, en la sesión de 14 de diciembre de 2020, adoptó, entre otros, el siguiente Acuerdo:

Mediante el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, por el cual se establecieron los niveles de alerta sanitaria y se aprobó el nuevo Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, se establecieron los niveles de alerta sanitaria, entendidos estos como estadios de gestión de la crisis sanitaria aplicables territorialmente en función de la evolución de los indicadores de riesgo que determine la autoridad sanitaria y que en cada caso determinan la adopción de unas medidas proporcionadas a los nivel de riesgo de transmisión del SARS-CoV-2.

Estos indicadores, que se fundamentan a su vez en el Acuerdo del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, de día 21 de octubre de 2020, por el cual se aprobaron las «Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de COVID- 19» tienen en cuenta el tamaño, el territorio y las características de la población del ámbito territorial que se evalúa, y se basan en información detallada de los casos que permita interpretar las dinámicas de transmisión.

Mediante este Acuerdo de 27 de noviembre se establecieron cinco niveles de alerta sanitaria en los cuales se puede situar un territorio (cada una de las islas o áreas geográficas inferiores) como consecuencia de la evaluación de riesgo, que van de de un primer nivel (nivel de alerta 0) correspondiente a la situación de nueva normalidad, en la cual se dan casos esporádicos y con buena trazabilidad y sin que se identifique la existencia de transmisión comunitaria, incrementándose progresivamente la gravedad hasta un nivel 4 caracterizado por una concurrencia de una situación de transmisión comunitaria generalizada, no trazable y que pone en riesgo la capacidad de respuesta del sistema sanitario. A cada uno de estos niveles de alerta (0, 1, 2, 3 y 4) corresponden unas medidas gradualmente más restrictivas en función del riesgo evaluado y de la evidencia generada sobre su eficiencia para bajar la transmisión de la COVID-19.

Así mismo, se estableció que la declaración del nivel de alerta sanitaria requeriría el informe previo del Comité Autonómico de Gestión de Enfermedades Infecciosas, con evaluación previa del riesgo sanitario y de la proporcionalidad de las medidas que comporta, como también del riesgo inminente y extraordinario para la salud pública.

Por otro lado, y de forma inicial se determinó que en la isla de Mallorca se encontraba en un nivel de alerta sanitaria 3; para la isla de Menorca se estableció un nivel de alerta nivel de alerta sanitaria 2; en la isla de Ibiza el nivel de alerta sanitaria fue el 3 y en la isla de Formentera el 1, y también se dispuso que la declaración de los niveles de alerta sanitaria tiene, como regla general, una duración de catorce días naturales y comporta una evaluación continua de los riesgo sanitario y de la situación epidemiológica del territorio afectado por parte del Comité Autonómico de Gestión de Enfermedades Infecciosas, que tiene que informar sobre la necesidad de prórroga, ampliación o reducción de este, si bien a pesar de esto, los niveles de alerta sanitaria establecidos en aquel Acuerdo para cada una de las Illes Balears tendrían vigencia hasta el día 15 de diciembre, sin perjuicio que este plazo se pudiera prorrogar, ampliar o reducir, o se pudiera modificar el nivel en función de la evaluación del riesgo para cada una de las islas o de alguno de sus municipios, cascos urbanos o barriadas, o para algún sector sanitario o zona básica de salud.

Pues bien, en fecha 13 de diciembre, el Comité Autonómico de Gestión de Enfermedades Infecciosas, ha emitido informe preceptivo y del que resulta que de la evaluación previa del riesgo sanitario, de la proporcionalidad de las medidas que comporta, como también del riesgo concomitante para la salud pública. Este informe destaca que, en los últimos 14 días, la incidencia a catorce días (IA14) se ha incrementado de forma global en las Illes Balears un 24%, pasando de 207 casos por 100.000 habitantes el día 27 de noviembre a 257 casos por 100.000 habitantes el día 10 de diciembre. Sin embargo, el comportamiento no ha sido homogéneo en cada isla. Así, mientras que en Formentera no se han observado modificaciones significativas (con un total de cinco casos diagnosticados en los últimos catorce días), situándose la IA14 en 41 casos por 100.000 habitantes, en Ibiza se ha podido constatar una evolución marcadamente favorable, con una disminución constante en la tasa de contagios, pasando la IA14 de 149 a 93 casos por 100.000 habitantes en los últimos catorce días, una mejora del 37%. Por otro lado, las tasas de positividad, del 3,18% en Formentera y el 3,01% en Ibiza, se acercan al umbral del 3% que el ECDC (European Center for Disease Prevention and Control) determinó para definir un territorio en situación de riesgo.

En cambio, en la isla de Mallorca se ha observado un empeoramiento muy significativo de los indicadores epidemiológicos, pasando de 222 a 288 casos por 100.000 habitantes (un incremento del 30%), y presentando, además, una tasa de positividad del 6,53%, ambos parámetros marcadamente por encima de los umbrales marcados por el ECDC para definir un territorio en situación de riesgo epidemiológico. Es este, además, el valor de incidencia más elevado registrado en los últimos 3 meses. Además, se ha podido observar que la velocidad en el crecimiento de la incidencia se ha acelerado los últimos días, pasando de un crecimiento intersemanal de un 10% en el periodo anterior a un crecimiento de un 16% en la semana actual. Por otro lado, este crecimiento de incidencia está siendo especialmente marcado a nivel de la población más vulnerable a la COVID-19, los mayores de 65 años, y en particular aquellos que se encuentran en situación de institucionalización. Así, en este grupo de población la incidencia a siete días se ha incrementado en solo una semana un 55% y duplicándose el número de usuarios positivos en centros residenciales de gente mayor. Esta mayor incidencia de contagios se está traduciendo de forma muy clara en una mayor presión asistencial, con un incremento de un 27% de los ingresos a cuidados intensivos en la última semana (de 34 a 43 camas).

Finalmente, la isla de Menorca, a pesar de partir de una situación epidemiológica más favorable, también ha experimentado un empeoramiento muy significativo de sus indicadores, puesto que ha pasado de 100 a 153 casos por 100.000 habitantes en los últimos catorce días (un incremento del 54%), superando por primera vez en más de 3 meses los 150 casos por 100.000 habitantes. En este caso, la tasa de positividad, a pesar de encontrarse por encima del umbral del 3%, se encuentra todavía en un nivel más moderado (un 4,02%). El aumento de contagios se ha traducido también en un incremento de la presión asistencial, duplicándose en la última semana el número de pacientes COVID-19 hospitalizados.

El informe concluye recomendando que, como consecuencia de la diferente evolución de la situación epidémica y sanitaria a cada una de las islas, se proceda a modificar los niveles de alerta sanitaria vigentes en el siguiente sentido:

• Isla de Mallorca: pasar de nivel de alerta sanitaria 3 a 4.

• Isla de Menorca: pasar de nivel de alerta sanitaria 2 a 3.

• Isla de Ibiza: pasar de nivel de alerta sanitaria 3 a nivel de alerta sanitaria 2.

• Isla de Formentera: mantener el nivel de alerta sanitaria 1.

II

Por otro lado el anexo del Acuerdo de 27 de noviembre de 2020, incluye una relación exhaustiva de medidas de prevención para evitar el contagio de la COVID-19 entre los ciudadanos de las Illes Balears y, en el supuesto de que desgraciadamente se produzca el contagio, para poder también disponer de unas posibilidades más grandes de trazar estos contagios y controlar los rebrotes de la dolencia.

Como ya se ha dicho todas estas medidas, combinadas con el establecimiento en el mismo de los 5 niveles de alerta sanitaria, determinan de manera automática una intensidad mayor o menor de la aplicación de las medidas establecidas —niveles que son revisables quincenalmente por el Consejo de Gobierno, a propuesta de la persona titular de la Consejería de Salud y Consumo, con el informe previo informe del Comité Autonómico de Gestión de Dolencias Infecciosas, en función de la evolución de los indicadores epidemiológicos—, y constituyen en conjunto un sistema de protección de la salud pública frente a la COVID-19 amplio y marcado por el principio de prudencia y de protección de la salud individual y colectiva.

Así pues, se ha observado la necesidad de llevar a cabo una serie de correcciones de las medidas establecidas en el antedicho Acuerdo en relación a medidas generales de precaución, medidas relativas a actividades sociales, a comunidad educativa, servicios sociales, a actividades deportivas, a actividades culturales, a las actividades turísticas y a la actividad de comercio, ferias y mercados.

Por tanto, visto lo que se expone y de conformidad con los mismos fundamentos de derecho descritos en el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, por el cual se establecieron los niveles de alerta sanitaria y se aprobó el nuevo Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, del cual es consecuencia el presente, es por lo que el Consejo de Gobierno, a propuesta de la consejera de Salud y Consumo, en la sesión de 14 de diciembre de 2020, adoptó, entre otros, el siguiente Acuerdo:

Primero 

Disponer que los niveles de alerta sanitaria por cada una de las Islas habitadas de la comunidad autónoma de las Illes Balears serán los siguientes:

• Isla de Mallorca pasa al nivel de alerta sanitaria 4

• Isla de Menorca pasa al nivel de alerta sanitaria 3

• Isla de Ibiza pasa al nivel de alerta sanitaria 2 y

• Isla de Formentera mantiene el nivel de alerta sanitaria 1.

Estos niveles serán efectivos desde su publicación en el Butlletí Oficial de las Illes Balears y estarán en vigor hasta el día 29 de diciembre de 2020.

Segundo 

Modificar el punto 3 del Apartado I del Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, aprobado por el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, el cual pasa a tener la redacción siguiente:

Tercero 

Modificar los términos del último inciso del primer párrafo del punto 1 del Apartado II del Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, aprobado por el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, el cual pasa a tener la redacción siguiente:

Quart 

Eliminar el segundo párrafo del punto 4 del apartado II del Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer Frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, aprobado por el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020.

Quinto 

Añadir dos nuevos últimos párrafos al punto 2.1 del apartado V relativo a medidas aplicables en la comunidad educativa del Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, aprobado por el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, con la redacción siguiente:

Sexto 

Añadir un nuevo último párrafo al punto 7 del apartado VI del Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para hacer Frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, aprobado por el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, con la redacción siguiente:

Séptimo 

Modificar los términos del último inciso del primer párrafo, del punto 4 del Apartado VII del Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, aprobado por el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, el cual pasa a tener la redacción siguiente:

Octavo 

Modificar los términos del último inciso de la letra a) del tercer párrafo, del punto 5 del Apartado VII del Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, aprobado por el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, el cual pasa a tener la redacción siguiente:

Noveno 

Modificar los términos del último inciso de la letra b) del tercer párrafo, del punto 5 del Apartado VII del Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, aprobado por el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, el cual pasa a tener la redacción siguiente:

Décimo 

Modificar los términos del último inciso del último párrafo, del punto 2 del Apartado X del Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, aprobado por el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, el cual pasa a tener la redacción siguiente:

Undécimo 

Modificar el último inciso del séptimo párrafo del punto 1.1 del Apartado XI del Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, aprobado por el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, el cual pasa a tener la redacción siguiente:

Duodécimo 

Modificar el último inciso del décimo párrafo del punto 1.1 del Apartado XI del Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, aprobado por el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, el cual pasa a tener la redacción siguiente:

Decimotercero 

Añadir un último párrafo al punto 1.1 del Apartado XI del Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, aprobado por el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, con la siguiente redacción:

Decimocuarto 

Modificar el último inciso del primer párrafo del punto 7 del Apartado XI del Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, aprobado por el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, el cual pasa a tener la redacción siguiente:

Decimoquinto 

Modificar los términos del último inciso del segundo párrafo del punto 1 del Apartado XV del Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, aprobado por el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, el cual pasa a tener la redacción siguiente:

Decimosexto 

Añadir un último inciso al segundo párrafo del punto 1 del Apartado XV del Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, aprobado por el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, con la siguiente redacción:

Decimoséptimo 

Añadir un nuevo párrafo cuarto en el punto 1 del apartado XV del Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, aprobado por el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, con la siguiente redacción:

Decimoctavo 

Modificar los términos del primer párrafo del punto 3 del Apartado XV del Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, aprobado por el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, el cual pasa a tener la redacción siguiente:

Decimonoveno 

Disponer la prórroga del plazo establecido en el punto sexto del Acuerdo de Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020 para dar cumplimiento a la obligación de instalación de medidores de CO₂ en determinados establecimientos hasta el día 1 de febrero de 2021. Sin embargo, a partir del día 15 de diciembre será obligatorio por parte de los establecimientos que no hayan dado cumplimiento a la instalación de estos equipos en virtud de lo establecido en el Plan de Medidas Excepcionales de Prevención, Contención y Coordinación para Hacer frente a la Crisis Sanitaria Ocasionada por la COVID-19, aprobado por el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 27 de noviembre de 2020, la presentación de un justificante de pedido con la confirmación de su compra, donde figuren los datos fiscales del establecimiento.

Vigésimo 

Disponer que las previsiones establecidas para el nivel 4 para establecimientos de restauración y entretenimiento y locales de juego y apuestas en la isla de Mallorca son exigibles a partir del día 17 de diciembre de este año. Las previsiones establecidas para el nivel 4 en el ámbito educativo en el apartado sexto no serán efectivas hasta día 23 de diciembre de 2020.

Vigésimo primero 

Notificar este Acuerdo a la Delegación del Gobierno en las Illes Balears, a los consejos insulares y en los ayuntamientos de las Illes Balears, así como a la dirección operativa del Plan Territorial de Protección Civil de la Comunidad Autónoma de las Illes Balears (PLATERBAL) para la transición hacia una nueva normalidad derivada de la situación de emergencia de salud pública ocasionada por la COVID-19.

Corresponden a la Administración de la Comunidad Autónoma de las Illes Balears y a los ayuntamientos, en el ámbito de sus competencias, las funciones de vigilancia, inspección y control del correcto cumplimiento de las obligaciones previstas en este Acuerdo, a efectos de garantizar su efectividad. A tal efecto, dichas administraciones pueden solicitar la colaboración de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. El incumplimiento de las medidas puede ser sancionado de conformidad con la normativa aplicable en materia de salud pública.

Vigésimo segundo 

Publicar este Acuerdo en el Boletín Oficial de las Illes Balears.

Vigésimo tercero 

Contra este Acuerdo, que agota la vía administrativa, se puede interponer un recurso potestativo de reposición ante el mismo órgano que la dicta, en el plazo de un mes a contar desde que se publique, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 123 y 124 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del procedimiento administrativo común de las administraciones públicas, o, alternativamente, un recurso contencioso-administrativo ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de las Illes Balears, en el plazo de dos meses a contar desde su publicación, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 10 y 46 de la Ley 29/1998, de 13 de julio, reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa.

Palma, 14 de diciembre de 2020

La secretaria del Consejo de Gobierno

Pilar Costa i Serra