Nueva Ley de voluntariado en Extremadura


Ley 12/2019, de 11 de octubre, del voluntariado de Extremadura.

Vigente desde 16/10/2019 | DOE 199/2019 de 15 de Octubre de 2019

La presente ley de voluntariado, que sustituye a la Ley 1/1998, tiene como objeto:

a) ordenar, proteger y fomentar el voluntariado que se ejerza en Extremadura, así como aquellos planes, programas o proyectos de entidades de voluntariado que desarrollen su actividad voluntaria fuera de la misma;

b) promover y facilitar la participación de la ciudadanía en actuaciones de voluntariado realizadas a través de entidades de voluntariado, dentro y fuera del territorio de Extremadura, de acuerdo con los valores y principios rectores regulados en esta ley;

c) posibilitar la generación de redes comunitarias de voluntariado en consonancia con la Ley de Servicios Sociales de Extremadura;

d) regular las relaciones entre las entidades que desarrollen actividades voluntarias, el voluntariado y las distintas Administraciones públicas;

e) reconocer los derechos y deberes de las personas voluntarias, de las entidades de voluntariado y de las personas destinatarias de la acción voluntaria.

La norma introduce como novedades la consideración como persona voluntaria a los menores de edad; la acreditación de las personas voluntarias que las habilite e identifique como tales en el desarrollo de su actividad voluntaria; nuevas formas de voluntariado a través de las tecnologías de la información y comunicación y que no requieran la presencia física de las personas voluntarias en las entidades de voluntariado; la formación continua y el reconocimiento de los servicios de la acción voluntaria; los derechos y deberes de las personas destinatarias de la actividad voluntaria; la creación de un catálogo de actividades voluntarias, y la relación de las personas voluntarias con las entidades de voluntariado.

Por medio de la misma, el Estatuto del Voluntariado Social Extremeño pasa a denominarse Consejo Extremeño del Voluntariado, ordenándose su adaptación y desarrollo reglamentario en el plazo de seis meses a partir de la entrada en vigor de esta ley, continuando en vigor hasta ese momento el Decreto 43/2009 respecto de aquel contenido que no resulte contrario a lo establecido en aquélla.

Asimismo, la norma señala que la realización de actividades de voluntariado en el ámbito de la protección civil se rige por su normativa específica, por lo que la misma sólo es aplicable con carácter supletorio.