Covid-19. Nueva modificación de aforos y otras medidas de prevención en la Comunidad de Madrid


Orden 1047/2020, de 5 de septiembre, de la Consejería de Sanidad, por la que se modifica la Orden 668/2020, de 19 de junio, por la que se establecen medidas preventivas para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 una vez finalizada la prórroga del estado de alarma establecida por el Real Decreto 555/2020, de 5 de junio, como consecuencia de la evolución epidemiológica.

BOCM 217/2020 de 7 de Septiembre de 2020

Ante la necesidad de adoptar medidas adicionales eficaces para prevenir nuevos brotes de COVID-19, la Comunidad de Madrid procede a aprobar una nueva orden que actualiza la Orden 668/2020, norma que ha tenido varias modificaciones anteriores, efectuadas  por la Orden 740/2020; por la Orden 920/2020; por la Orden 997/2020; por la Orden 1008/2020, y por la Orden 1035/2020.

Mediante esta Orden se realizan las siguientes modificaciones:

1.- En cuanto a las medidas de prevención e higiene generales, se establece que la limitación de reunión de hasta 10 personas en cualquier actividad o evento de carácter familiar o social, tanto en la vía pública como en espacios públicos y privados, no es aplicable en el caso de actividades laborales e institucionales.

2.– En cuanto a la medidas generales de control de aforo y organización de las instalaciones abiertas al público

Se suspende de manera provisional la concesión de nuevas autorizaciones para la celebración de determinados espectáculos y actividades como los que utilicen animales que requieran autorización expresa, los que no consten autorizados en la licencia y no se realicen habitualmente, o los que se realicen en un municipio con motivo de la celebración de fiestas y verbenas populares, que necesitan autorización del Ayuntamiento correspondiente.

3.- En las medidas y condiciones para el desarrollo de velatorios y entierros:

- Se reduce el aforo del 75% al 60%

- El aforo máximo de la instalación deberá publicarse en lugar visible.

- Se establece el uso obligatorio de mascarilla

4.- La asistencia a lugares de culto también se reduce del 75% al 60%.

5.- La misma reducción de aforo del punto anterior se establece para la celebración de ceremonias nupciales y otras celebraciones religiosas o civiles, además de la utilización obligatoria de mascarilla y no pudiendo realizar la actividad de baile y el consumo de bebida y comida,, exclusivamente, sentado en mesa.

6.- En la actividad de  hostelería y restauración en espacios interiores:

- Se limita al 75 %ciento de su aforo para consumo en el interior del local si es en mesa y el cincuenta por ciento si es en barra.

- Las mesas o agrupaciones de mesas, deben guardar una distancia mínima, 1,5 metros respecto a las sillas asignadas a las demás mesas o agrupaciones de mesas

- Los salones de banquetes no pueden superar el 60% del aforo.

7.- En las terrazas al aire libre la distancia de seguridad de 1.5 de las mesas se mide respecto a las sillas asignadas a las demás mesas.

8.- Para los museos y salas de exposiciones, monumentos y otros equipamientos culturales:

- El máximo de las visitas de grupos se reduce de 25 a diez personas, y se establece como obligatorio el uso de la mascarilla.

9.- En los Cines, teatros, circos, auditorios y otros espacios:

- Se aumenta el límite permitido en las salas y espacios multiusos de un 20 a un 40% del aforo permitido, y se establece la obligatoriedad de llevar mascarilla.

10.- En cuanto a la actividad físico-deportiva en centros e instalaciones deportivos de interior:

- La práctica de deporte en grupos debe dividirese en subgrupos de máximo 10 personas, sin que tengan contacto físico, debiendo respetarse una distancia de 3 metros entre cada sub grupo.

- Es obligatorio el uso de mascarilla en los lugares donde no haya mamparas individuales.

11.- En relación a la asistencia de público a instalaciones deportivas

- Se establece la obligación del uso de mascarilla y el límite máximo de asistencia para actividades al aire libre se reduce de 1000 a 600 personas.

12.- En los centros recreativos turísticos, zoológicos y acuarios:

- Se establece el uso obligatorio de mascarilla

- En el caso de las atracciones de feria ambulante que dispongan de filas de asientos, podrá ocuparse como máximo el cincuenta por ciento de cada fila, siempre que se guarde la distancia mínima de seguridad de 1,5 metros, salvo que sean convivientes.

- Para las atracciones que no tengan asientos incorporados, se permite un aforo máximo del 50%  de la capacidad de la instalación, salvo que no se pueda respetar la distancia de seguridad interpersonal, debiendo entonces reducirse al 30%.

13.- En la actividad de guía turístico para grupos se reduce el número de personas de 25 a 10, y se hace obligatoria la utilización de mascarilla durante el desarrollo de la actividad.

14.- En los establecimientos y locales en donde se desarrollen actividades de juegos y apuestas, se establece la obligatoriedad de usar mascarilla, independientemente de respetar la distancia mínima interpersonal de 1,5 metros.

En estos establecimientos se elimina la posibilidad de incrementar el aforo hasta el 75%.

 

En el ejercicio de su responsabilidad como autoridad sanitaria, la Consejería de Sanidad ha establecido medidas preventivas para hacer frente a la crisis sanitaria por el COVID-19 mediante Orden 688/2020, de 19 de junio, y sus posteriores modificaciones.

El apartado quinto de dicha Orden prevé la facultad de modificar o suprimir las medidas de prevención y contención establecidas o bien adoptar otras adicionales en caso de ser necesario, en función de la evolución epidemiológica.

Las medidas de salud pública adoptadas por las Administraciones sanitarias deben evaluarse con una periodicidad acorde al carácter de la acción implantada, de acuerdo con el criterio de proporcionalidad y de precaución, prestando especial atención a los ámbitos sanitario, laboral, local y a factores sociales, económicos y culturales que influyen en la salud de las personas.

Independientemente de su urgencia las acciones deben ajustarse al análisis efectuado, con el objeto de que además de cumplir con su función sean percibidas como las más adecuadas por la población.

Con la finalidad de reducir la transmisión del SARS-CoV-2 es necesaria la adopción de medidas adicionales eficaces para prevenir nuevos brotes en el ámbito territorial de la Comunidad de Madrid, teniendo en cuenta los entornos en los que se produce el contagio y los relacionados con un mayor riesgo de exposición, evaluando su repercusión.

A esta necesidad de reforzar las medidas de prevención se unen las peculiares circunstancias que caracterizan el mes de septiembre, tales como el regreso de aquellas personas que han disfrutado sus vacaciones en diferentes puntos geográficos, el aumento de la actividad laboral y profesional, así como el inicio de la actividad docente y universitaria, lo que obliga a extremar las precauciones y reforzar las medidas necesarias de prevención al objeto de reducir los riesgos de transmisión comunitaria, evitar los contagios e impedir la expansión de la enfermedad.

En particular, se hace preciso extender la limitación de la participación en determinadas agrupaciones de personas a un máximo de diez personas no convivientes también cuando estas se desarrollen en espacios privados, no estando incluidas en esta limitación aquellas actividades para las que ya se establezcan medidas específicas.

Además, resulta necesario actuar en el ámbito de las restricciones de aforos aplicables a determinados sectores de actividad, con el objeto de limitar la confluencia simultánea de un elevado número de personas y permitir una mejor y mayor observancia de las medidas de prevención y contención para minimizar el riesgo de transmisión del COVID-19.

En la limitación de la asistencia a lugares de culto se ha tenido en cuenta que el ejercicio de los derechos dimanantes de la libertad religiosa y de culto, en sus plurales manifestaciones, hace necesario que no tenga más limitación que la imprescindible salvaguarda de la salud.

Además, se suspende provisionalmente la concesión de autorizaciones para la celebración de determinados espectáculos públicos.

En cumplimiento de lo previsto en la legislación sanitaria vigente, la población, en su conjunto, está obligada a colaborar con la autoridad sanitaria ante aquellas situaciones de alerta sanitaria en que sea necesaria la adopción de medidas especiales de salud pública.

El incumplimiento de las medidas de prevención y control adoptadas por las autoridades sanitarias, la inobservancia de requerimientos específicos y los comportamientos que ocasionen riesgo sanitario, aunque sean de escasa entidad, constituyen infracciones tipificadas en la legislación vigente.

Las infracciones pueden ser objeto de las sanciones administrativas correspondientes, conforme a lo establecido en las leyes, previa incoación del correspondiente procedimiento sancionador.

La Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública prevé que cuando, si así lo exigen razones sanitarias de urgencia o necesidad, las autoridades sanitarias competentes podrán adoptar medidas de reconocimiento, tratamiento, hospitalización o control cuando se aprecien indicios racionales que permitan suponer la existencia de peligro para la salud de la población debido a la situación sanitaria concreta de una persona o grupo de personas o por las condiciones sanitarias en que se desarrolle una actividad.

Con el fin de controlar las enfermedades transmisibles, la autoridad sanitaria, además de realizar las acciones preventivas generales, puede adoptar las medidas oportunas para el control de los enfermos, de las personas que estén o hayan estado en contacto con los mismos y del medio ambiente inmediato, así como las que se consideren necesarias en caso de riesgo de carácter transmisible.

La Ley 14/1986, de 14 de abril, General de Sanidad, en su artículo 24 faculta a adoptar medidas administrativas de carácter preventivo sobre actividades públicas o privadas que, directa o indirectamente, puedan tener consecuencias negativas para la salud.

La Ley 33/2011, de 4 de octubre, General de Salud Pública, prevé que, con carácter excepcional y cuando así lo requieran motivos de extraordinaria gravedad o urgencia, las comunidades autónomas, en el ámbito de sus respectivas competencias, puedan adoptar cuantas medidas sean necesarias para asegurar el cumplimiento de la ley.

El artículo 55.1 de la Ley 12/2001, de 21 de diciembre, de Ordenación Sanitaria de la Comunidad de Madrid, dispone que la función de Autoridad en Salud Pública incluye la adopción, cuando proceda, de las medidas previstas en la Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública, y especialmente en los supuestos contemplados en sus artículos segundo y tercero, así como la adopción de cualquier otra medida necesaria en función del análisis de los determinantes del proceso salud-enfermedad en la Comunidad de Madrid.

Teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto, a propuesta de la Dirección General de Salud Pública y en virtud de las facultades atribuidas por el artículo 12 de la Ley 12/2001, de 21 de diciembre, de Ordenación Sanitaria de la Comunidad de Madrid, en relación con el apartado quinto de la Orden 668/2020, de 19 de junio, por la que se establecen medidas preventivas para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 una vez finalizada la prórroga del estado de alarma establecida por el Real Decreto 555/2020, de 5 de junio,

DISPONGO

En el ejercicio de su responsabilidad como autoridad sanitaria, la Consejería de Sanidad ha establecido medidas preventivas para hacer frente a la crisis sanitaria por el COVID-19 mediante Orden 688/2020, de 19 de junio, y sus posteriores modificaciones.

El apartado quinto de dicha Orden prevé la facultad de modificar o suprimir las medidas de prevención y contención establecidas o bien adoptar otras adicionales en caso de ser necesario, en función de la evolución epidemiológica.

Las medidas de salud pública adoptadas por las Administraciones sanitarias deben evaluarse con una periodicidad acorde al carácter de la acción implantada, de acuerdo con el criterio de proporcionalidad y de precaución, prestando especial atención a los ámbitos sanitario, laboral, local y a factores sociales, económicos y culturales que influyen en la salud de las personas.

Independientemente de su urgencia las acciones deben ajustarse al análisis efectuado, con el objeto de que además de cumplir con su función sean percibidas como las más adecuadas por la población.

Con la finalidad de reducir la transmisión del SARS-CoV-2 es necesaria la adopción de medidas adicionales eficaces para prevenir nuevos brotes en el ámbito territorial de la Comunidad de Madrid, teniendo en cuenta los entornos en los que se produce el contagio y los relacionados con un mayor riesgo de exposición, evaluando su repercusión.

A esta necesidad de reforzar las medidas de prevención se unen las peculiares circunstancias que caracterizan el mes de septiembre, tales como el regreso de aquellas personas que han disfrutado sus vacaciones en diferentes puntos geográficos, el aumento de la actividad laboral y profesional, así como el inicio de la actividad docente y universitaria, lo que obliga a extremar las precauciones y reforzar las medidas necesarias de prevención al objeto de reducir los riesgos de transmisión comunitaria, evitar los contagios e impedir la expansión de la enfermedad.

En particular, se hace preciso extender la limitación de la participación en determinadas agrupaciones de personas a un máximo de diez personas no convivientes también cuando estas se desarrollen en espacios privados, no estando incluidas en esta limitación aquellas actividades para las que ya se establezcan medidas específicas.

Además, resulta necesario actuar en el ámbito de las restricciones de aforos aplicables a determinados sectores de actividad, con el objeto de limitar la confluencia simultánea de un elevado número de personas y permitir una mejor y mayor observancia de las medidas de prevención y contención para minimizar el riesgo de transmisión del COVID-19.

En la limitación de la asistencia a lugares de culto se ha tenido en cuenta que el ejercicio de los derechos dimanantes de la libertad religiosa y de culto, en sus plurales manifestaciones, hace necesario que no tenga más limitación que la imprescindible salvaguarda de la salud.

Además, se suspende provisionalmente la concesión de autorizaciones para la celebración de determinados espectáculos públicos.

En cumplimiento de lo previsto en la legislación sanitaria vigente, la población, en su conjunto, está obligada a colaborar con la autoridad sanitaria ante aquellas situaciones de alerta sanitaria en que sea necesaria la adopción de medidas especiales de salud pública.

El incumplimiento de las medidas de prevención y control adoptadas por las autoridades sanitarias, la inobservancia de requerimientos específicos y los comportamientos que ocasionen riesgo sanitario, aunque sean de escasa entidad, constituyen infracciones tipificadas en la legislación vigente.

Las infracciones pueden ser objeto de las sanciones administrativas correspondientes, conforme a lo establecido en las leyes, previa incoación del correspondiente procedimiento sancionador.

La Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública prevé que cuando, si así lo exigen razones sanitarias de urgencia o necesidad, las autoridades sanitarias competentes podrán adoptar medidas de reconocimiento, tratamiento, hospitalización o control cuando se aprecien indicios racionales que permitan suponer la existencia de peligro para la salud de la población debido a la situación sanitaria concreta de una persona o grupo de personas o por las condiciones sanitarias en que se desarrolle una actividad.

Con el fin de controlar las enfermedades transmisibles, la autoridad sanitaria, además de realizar las acciones preventivas generales, puede adoptar las medidas oportunas para el control de los enfermos, de las personas que estén o hayan estado en contacto con los mismos y del medio ambiente inmediato, así como las que se consideren necesarias en caso de riesgo de carácter transmisible.

La Ley 14/1986, de 14 de abril, General de Sanidad, en su artículo 24 faculta a adoptar medidas administrativas de carácter preventivo sobre actividades públicas o privadas que, directa o indirectamente, puedan tener consecuencias negativas para la salud.

La Ley 33/2011, de 4 de octubre, General de Salud Pública, prevé que, con carácter excepcional y cuando así lo requieran motivos de extraordinaria gravedad o urgencia, las comunidades autónomas, en el ámbito de sus respectivas competencias, puedan adoptar cuantas medidas sean necesarias para asegurar el cumplimiento de la ley.

El artículo 55.1 de la Ley 12/2001, de 21 de diciembre, de Ordenación Sanitaria de la Comunidad de Madrid, dispone que la función de Autoridad en Salud Pública incluye la adopción, cuando proceda, de las medidas previstas en la Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública, y especialmente en los supuestos contemplados en sus artículos segundo y tercero, así como la adopción de cualquier otra medida necesaria en función del análisis de los determinantes del proceso salud-enfermedad en la Comunidad de Madrid.

Teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto, a propuesta de la Dirección General de Salud Pública y en virtud de las facultades atribuidas por el artículo 12 de la Ley 12/2001, de 21 de diciembre, de Ordenación Sanitaria de la Comunidad de Madrid, en relación con el apartado quinto de la Orden 668/2020, de 19 de junio, por la que se establecen medidas preventivas para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 una vez finalizada la prórroga del estado de alarma establecida por el Real Decreto 555/2020, de 5 de junio,

DISPONGO

Primero. 
Modificación de la Orden 668/2020, de 19 de junio, por la que se establecen medidas preventivas para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 una vez finalizada la prórroga del estado de alarma establecida por el Real Decreto 555/2020, de 5 de junio

Se introducen la siguientes modificaciones en la Orden 668/2020, de 19 de junio de 2020, por la que se establecen medidas preventivas para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 una vez finalizada la prórroga del estado de alarma establecida por el Real Decreto 555/2020, de 5 de junio (BOLETÍN OFICIAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID número 149, de 20 de junio), modificada por la Orden 740/2020, de 1 de julio (BOLETÍN OFICIAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID número 159, de 2 de julio); por la Orden 920/2020, de 28 de julio, (BOLETÍN OFICIAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID número 182, de 29 de julio); por la Orden 997/2020, de 7 de agosto (BOLETÍN OFICIAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID número 193, de 11 de agosto); por la Orden 1008/2020, de 18 de agosto (BOLETÍN OFICIAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID número 200, de 19 de agosto), y por la Orden 1035/2020, de 29 de agosto (BOLETÍN OFICIAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID número 211, de 31 de agosto):

Uno.-—Se modifican los puntos 10, 11 y 14 del apartado séptimo que quedan redactados de la siguiente forma:

Dos.—Se añade un nuevo punto 8 en el apartado duodécimo, que queda redactado de la siguiente forma:

Tres.—Se modifican los puntos 1 y 4 del apartado decimotercero, que quedan redactados de la siguiente forma:

Cuatro.—Se modifica el punto 1 del apartado decimocuarto, que queda redactado de la siguiente forma:

Cinco.—Se modifica el apartado decimoquinto, que queda redactado de la siguiente forma:

Seis.—Se modifica el apartado vigesimosegundo, que queda redactado de la siguiente forma:

Siete.—Se modifica el punto 1 del apartado vigesimotercero, que queda redactado de la siguiente forma:

Ocho.—Se modifica el punto 2 del apartado trigésimo segundo referido a museos y salas de exposiciones, que queda redactado de la siguiente forma:

Nueve.—Se modifica el punto 2 del apartado trigésimo segundo referido a monumentos y otros equipamientos culturales, que queda redactado de la siguiente forma:

Diez.—Se modifica el punto 2 del apartado trigésimo cuarto, que queda redactado de la siguiente forma:

Once.—Se modifica el punto 2 del apartado cuadragésimo sexto, que queda redactado de la siguiente forma:

Doce.—Se modifica el apartado cuadragésimo noveno, que queda redactado de la siguiente forma:

Trece.—Se modifican los puntos 1 y 2 del apartado quincuagésimo quinto, que quedan redactados de la siguiente forma:

Catorce.—Se añade un punto 13 al apartado quincuagésimo quinto, que queda redactado de la siguiente forma:

Quince.—Se modifica el punto 4 del apartado quincuagésimo octavo, que queda redactado de la siguiente forma:

Dieciséis.—Se modifica la letra b) del punto 1 y el punto 2 del apartado sexagésimo primero, que quedan redactados de la siguiente forma:

Diecisiete.—Se modifica el punto 6 del apartado sexagésimo cuarto, que queda redactado de la siguiente forma:

Segundo. 
Revisión de las medidas

Las medidas previstas en la presente Orden serán objeto de evaluación en el plazo de quince días naturales para su modificación o mantenimiento con arreglo a la evolución epidemiológica.

Tercero. 
Ratificación judicial

De conformidad con la previsión contenida en el apartado k) del artículo 41 de la Ley 1/1983, de 13 de diciembre, de Gobierno y Administración de la Comunidad de Madrid, confiérase traslado a la Abogacía General de la Comunidad de Madrid en orden a solicitar la ratificación judicial prevista en el párrafo 2.o del artículo 8.6 de la Ley 29/1998, de 13 de julio, Reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa, en el caso de que así proceda.

Cuarto. 
Efectos

La presente Orden surtirá efectos desde el día de su publicación en el BOLETÍN OFICIAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID.

Madrid, a 5 de septiembre de 2020.

El Consejero de Sanidad, ENRIQUE RUIZ ESCUDERO

(03/21.603/20)