Campaña de sensibilización para los profesionales sanitarios andaluces respecto a la violencia de género por el confinamiento consecuencia del COVID-19


Acuerdo de 15 de abril de 2020, del Consejo de Gobierno, por el que se toma conocimiento de la campaña de sensibilización dirigida a los profesionales sanitarios respecto a la violencia de género, en especial en la actual situación de confinamiento consecuencia del COVID-19.

BOJA Ext 17/2020 de 16 de Abril de 2020

Con este Acuerdo, el Consejo de Gobierno andaluz toma conocimiento de la campaña «Corazones sin miedo», elaborada por la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica en el marco del Pacto de Estado frente a la Violencia de Género y que tiene un triple objetivo:

1. sensibilizar e implicar a todos los profesionales de la sanidad andaluza en la detección y atención a la violencia de género, instándoles a mantenerse especialmente alerta y activos ante este problema porque tiende a agudizarse en situaciones de emergencia social como la actual;

2. dar a conocer a los profesionales del ámbito sanitario herramientas, protocolos, recursos y acciones formativas a su disposición para actuar ante una posible situación de violencia de género. Se incorporan recursos y materiales específicos sobre la violencia de género en relación al COVID-19;

3. fomentar la formación de los profesionales del ámbito sanitario que consideran que necesitan formación en materia de violencia de género.

En su fase inicial, la campaña se lanza con carácter de urgencia a los profesionales sanitarios a través de los colegios profesionales y las gerencias de los centros sanitarios que las deben hacer llegar a los profesionales a través de sus canales internos.

El Estatuto de Autonomía para Andalucía dispone, en su artículo 16, que las mujeres tienen derecho a una protección integral contra la violencia de género, que incluirá medidas preventivas, medidas asistenciales y ayudas públicas. Asimismo, establece en su artículo 55.2, la competencia compartida en materia de sanidad interior y, en particular, la formación del personal que presta servicios en el sistema sanitario público.

La Organización Mundial de la Salud, OMS en adelante, ha declarado la emergencia en salud pública de importancia internacional y la pandemia global ante la situación del coronavirus COVID-19, con fechas 30 de enero y 11 de marzo de 2020, respectivamente. Hacer frente a esta emergencia requiere adoptar una serie de medidas orientadas a proteger la salud y seguridad de la ciudadanía, contener la progresión de la enfermedad y reforzar el sistema de salud pública. Se trata de medidas de contención extraordinarias que se establecen por las autoridades de salud pública. Andalucía cuenta con un sólido Sistema de Vigilancia Epidemiológica desde el que se realiza una monitorización exhaustiva y permanente de todos los casos. Se hace un llamamiento a la población para que sigan las recomendaciones que se vayan realizando, en revisión permanente, de acuerdo a como vaya evolucionando la enfermedad.

Con motivo de la situación de emergencia de salud pública relacionada en los párrafos anteriores, el Gobierno de la Nación acordó declarar, mediante Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria en todo el territorio nacional, con fundamento en las actuales circunstancias extraordinarias y que constituyen una crisis sanitaria sin precedentes y de enorme magnitud. En su artículo 7, se establecen una serie de limitaciones de la libertad de circulación de las personas.

La violencia de género constituye un problema de vulneración de derechos humanos pero también un problema de salud pública de gran magnitud, debido a su elevada prevalencia, las graves consecuencias que tiene para la salud y, en consecuencia, su impacto en los servicios sanitarios.

Según la OMS, una respuesta apropiada hacia la violencia de género debe incluir la búsqueda activa y el reporte de nuevos casos, la capacitación permanente de los profesionales, la coordinación integral con todos los servicios disponibles (incluyendo aquellos externos al sistema de salud) y la orientación a las mujeres expuestas, salvaguardando su privacidad y la confidencialidad, y respetando sus decisiones.

La actual pandemia COVID-19 y las excepcionales circunstancias que la misma ha provocado en la sociedad nos ha situado ante un escenario más extremo y también de emergencia en lo que respecta a la violencia de género. El confinamiento en los hogares y las medidas de aislamiento social impuestas por el estado de alarma para luchar contra la pandemia puede acarrear nefastas consecuencias sobre las mujeres habitualmente maltratadas por sus parejas.

Así pues, sin perjuicio del ingente e impagable esfuerzo que los profesionales sanitarios están realizando estos días para atender la sobrecarga asistencial generada por la pandemia, es importante trasladarles la necesidad también de que mantengan una actitud de alerta activa para identificar posibles casos de violencia contra la mujer. Además, los propios sistemas sanitarios deben actuar como canales de información sobre los servicios y recursos disponibles para las mujeres víctimas de violencia y las personas dependientes de ellas.

En este contexto de emergencia social se ha considerado oportuno lanzar la campaña «Corazones sin miedo», que ha sido elaborada por la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica en el marco del Pacto de Estado frente a la Violencia de Género, como medida para luchar contra esta lacra social, con el objetivo de trasladar a los profesionales que trabajan en la sanidad andaluza la magnitud de este problema de salud, así como implicarlos activamente en su detección, ofreciéndoles para ello información y recursos que les ayuden a detectar precozmente y actuar eficazmente frente a los casos de violencia de género. Se adjunta al presente Acuerdo informe realizado por dicha Dirección General sobre la campaña.

Por todo ello, teniendo en cuenta la situación de emergencia sanitaria declarada por la OMS y la repercusión que el confinamiento está teniendo en materia de violencia de género, se considera oportuno y conveniente que dicho informe sea conocido por parte del Consejo de Gobierno.

En su virtud, de conformidad con el artículo 27.23 de la Ley 6/2006, de 24 de octubre, del Gobierno de la Comunidad Autónoma de Andalucía, a propuesta del Consejero de Salud y Familias, y previa deliberación, el Consejo de Gobierno, en su reunión del día 15 de abril de 2020,

ACUERDA

Tomar conocimiento de la campaña de sensibilización dirigida a los profesionales sanitarios respecto a la violencia de género, en especial en la actual situación de confinamiento consecuencia del COVID-19.

El Estatuto de Autonomía para Andalucía dispone, en su artículo 16, que las mujeres tienen derecho a una protección integral contra la violencia de género, que incluirá medidas preventivas, medidas asistenciales y ayudas públicas. Asimismo, establece en su artículo 55.2, la competencia compartida en materia de sanidad interior y, en particular, la formación del personal que presta servicios en el sistema sanitario público.

La Organización Mundial de la Salud, OMS en adelante, ha declarado la emergencia en salud pública de importancia internacional y la pandemia global ante la situación del coronavirus COVID-19, con fechas 30 de enero y 11 de marzo de 2020, respectivamente. Hacer frente a esta emergencia requiere adoptar una serie de medidas orientadas a proteger la salud y seguridad de la ciudadanía, contener la progresión de la enfermedad y reforzar el sistema de salud pública. Se trata de medidas de contención extraordinarias que se establecen por las autoridades de salud pública. Andalucía cuenta con un sólido Sistema de Vigilancia Epidemiológica desde el que se realiza una monitorización exhaustiva y permanente de todos los casos. Se hace un llamamiento a la población para que sigan las recomendaciones que se vayan realizando, en revisión permanente, de acuerdo a como vaya evolucionando la enfermedad.

Con motivo de la situación de emergencia de salud pública relacionada en los párrafos anteriores, el Gobierno de la Nación acordó declarar, mediante Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria en todo el territorio nacional, con fundamento en las actuales circunstancias extraordinarias y que constituyen una crisis sanitaria sin precedentes y de enorme magnitud. En su artículo 7, se establecen una serie de limitaciones de la libertad de circulación de las personas.

La violencia de género constituye un problema de vulneración de derechos humanos pero también un problema de salud pública de gran magnitud, debido a su elevada prevalencia, las graves consecuencias que tiene para la salud y, en consecuencia, su impacto en los servicios sanitarios.

Según la OMS, una respuesta apropiada hacia la violencia de género debe incluir la búsqueda activa y el reporte de nuevos casos, la capacitación permanente de los profesionales, la coordinación integral con todos los servicios disponibles (incluyendo aquellos externos al sistema de salud) y la orientación a las mujeres expuestas, salvaguardando su privacidad y la confidencialidad, y respetando sus decisiones.

La actual pandemia COVID-19 y las excepcionales circunstancias que la misma ha provocado en la sociedad nos ha situado ante un escenario más extremo y también de emergencia en lo que respecta a la violencia de género. El confinamiento en los hogares y las medidas de aislamiento social impuestas por el estado de alarma para luchar contra la pandemia puede acarrear nefastas consecuencias sobre las mujeres habitualmente maltratadas por sus parejas.

Así pues, sin perjuicio del ingente e impagable esfuerzo que los profesionales sanitarios están realizando estos días para atender la sobrecarga asistencial generada por la pandemia, es importante trasladarles la necesidad también de que mantengan una actitud de alerta activa para identificar posibles casos de violencia contra la mujer. Además, los propios sistemas sanitarios deben actuar como canales de información sobre los servicios y recursos disponibles para las mujeres víctimas de violencia y las personas dependientes de ellas.

En este contexto de emergencia social se ha considerado oportuno lanzar la campaña «Corazones sin miedo», que ha sido elaborada por la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica en el marco del Pacto de Estado frente a la Violencia de Género, como medida para luchar contra esta lacra social, con el objetivo de trasladar a los profesionales que trabajan en la sanidad andaluza la magnitud de este problema de salud, así como implicarlos activamente en su detección, ofreciéndoles para ello información y recursos que les ayuden a detectar precozmente y actuar eficazmente frente a los casos de violencia de género. Se adjunta al presente Acuerdo informe realizado por dicha Dirección General sobre la campaña.

Por todo ello, teniendo en cuenta la situación de emergencia sanitaria declarada por la OMS y la repercusión que el confinamiento está teniendo en materia de violencia de género, se considera oportuno y conveniente que dicho informe sea conocido por parte del Consejo de Gobierno.

En su virtud, de conformidad con el artículo 27.23 de la Ley 6/2006, de 24 de octubre, del Gobierno de la Comunidad Autónoma de Andalucía, a propuesta del Consejero de Salud y Familias, y previa deliberación, el Consejo de Gobierno, en su reunión del día 15 de abril de 2020,

ACUERDA

Tomar conocimiento de la campaña de sensibilización dirigida a los profesionales sanitarios respecto a la violencia de género, en especial en la actual situación de confinamiento consecuencia del COVID-19.

Sevilla, 15 de abril de 2020

JUAN MANUEL MORENO BONILLA

Presidente de la Junta de Andalucía

JESÚS RAMÓN AGUIRRE MUÑOZ

Consejero de Salud y Familias