Aprobado el Protocolo de actuación frente al acoso sexual, por razón de sexo y por orientación sexual en la Diputación Foral de Álava


Acuerdo 829/2019, del Consejo de Gobierno Foral de 27 de diciembre. Aprobar el Protocolo de actuación frente al acoso sexual, por razón de sexo y por orientación sexual.

BOTHA 6/2020 de 17 de Enero de 2020

La Diputación Foral de Álava ha desarrollado un protocolo para la prevención del acoso sexual, el acoso por razón de sexo y del acoso por orientación sexual, y de atención y reparación a sus víctimas, aplicable a todo el personal empleado público con cualquier tipo de vinculación jurídica, personal eventual y cargos políticos de la Diputación Foral de Álava, así como a todo el personal en prácticas y becarios o becarias que realizan y desarrollan las funciones en esta Administración Foral. Asimismo, es aplicable si los tipos de acoso lo fueran por parte del personal mencionado hacia las personas usuarias de los centros y servicios de la Diputación Foral de Álava.

Este protocolo contempla actuaciones en relación con:

- El acoso sexual, entendido como cualquier comportamiento, verbal, no verbal o físico, de naturaleza sexual desarrollada en el ámbito de organización y dirección de una entidad empleadora o en relación o como consecuencia de una relación laboral, realizada tanto por superiores jerárquicos, como compañeros o compañeras o inferiores jerárquicos que tiene como objetivo o como consecuencia atentar contra la dignidad de una persona, en particular cuando se crea un entorno laboral intimidatorio, degradante u ofensivo, poniendo en peligro su estabilidad física y emocional así como su desempeño profesional.

- El acoso por razón de sexo, entendido como cualquier comportamiento realizado en función del sexo de una persona, con el propósito o el efecto de atentar contra su dignidad y de crear un entorno intimidatorio, degradante u ofensivo.

- El acoso por orientación sexual, entendido como cualquier comportamiento basado en la orientación sexual, identidad de género y/o expresión de género de una persona que tenga la finalidad o provoque el efecto de atentar contra su dignidad o su integridad física o psíquica o de crear un entorno intimidatorio, hostil, degradante, humillante, ofensivo o molesto.

El protocolo incluye medidas preventivas tales como la declaración oficial de principios y por escrito respecto al rechazo institucional, campañas explicativas y documentos divulgativos, su difusión a través de la intranet foral y correo corporativo, su inclusión en el manual de acogida y medidas formativas específicas.

El procedimiento se inicia con la presentación ante cualquier persona integrante de la Comisión de Igualdad de la denuncia de forma escrita o verbal, debiendo dicha Comisión reunirse de urgencia, para realizar un primer análisis, en función del cual se decidirá si inadmitir la denuncia o continuar con la tramitación conforme a las fases definidas en el apartado 7 del protocolo, y que puede suponer la adopción, entre otras, de medidas correctoras de la situación y disciplinarias, la puesta en conocimiento del Ministerio Fiscal, el establecimiento de un compromiso de no repetición o el archivo de la denuncia.

Finalmente, se prevé la evaluación del propio protocolo como herramienta de prevención y actuación contra los mencionados tipos de acoso al año de su implantación y siempre que se produzcan cambios legales o mejoras en los conocimientos técnicos al respecto.