Subir

Remanente de Tesorería en las Entidades Locales


  • ¿Qué es remanente de tesorería?

    En el Preámbulo de la derogada Orden EHA/4041/2004, por la que se aprueba la Instrucción del Modelo Normal de Contabilidad Local, ya se decía que el Remanente de Tesorería es una magnitud que representa el excedente, en el caso de que existiese, de liquidez a corto plazo de la Corporación, y se ha configurado como una magnitud de carácter fundamentalmente presupuestario, frente a su configuración anterior (en la Instrucción de 1990) como magnitud de carácter esencialmente financiero.
    Esta concepción del Remanente de tesorería responde de manera más fiel al significado que el Texto refundido de la Ley reguladora de las Haciendas locales atribuye a esta magnitud: recurso para financiar gasto, si es positivo, y déficit a financiar, si es negativo.
    Desde esta perspectiva, el Remanente de tesorería viene a ser la acumulación de Resultados presupuestarios de ejercicios anteriores y no, como anteriormente, el excedente de liquidez a corto plazo.

  • ¿Qué elementos forman el remanente de tesorería?

    De conformidad con lo dispuesto en el art. 191.2 TRLRHL, las obligaciones reconocidas y liquidadas no satisfechas el último día del ejercicio, los derechos pendientes de cobro y los fondos líquidos a 31 de diciembre configurarán el remanente de tesorería de la entidad local. La cuantificación del remanente de tesorería deberá realizarse teniendo en cuenta los posibles ingresos afectados y minorando de acuerdo con lo que reglamentariamente se establezca los derechos pendientes de cobro que se consideren de difícil o imposible recaudación.

  • ¿Cómo se calcula el remanente de tesorería?

    De conformidad con la Orden HAP/178/2013, por la que se aprueba la Instrucción del Modelo Normal de Contabilidad Local, el remanente de tesorería se obtiene como suma de los fondos líquidos más los derechos pendientes de cobro, deduciendo las obligaciones pendientes de pago y agregando las partidas pendientes de aplicación.
    De esta manera se obtiene el Remanente de Tesorería Total.
    Del Remanente de Tesorería Total debe deducirse los saldos de dudoso cobro y los excesos de financiación afectada, para obtener el Remanente de Tesorería para Gastos Generales, que será el que se utilice, en su caso, como fuente de financiación.
    Además, aunque no esté previsto en la Instrucción de Contabilidad, siguiendo el criterio del Ministerio, el remanente de tesorería para gastos generales así obtenido debe ajustarse minorando el saldo de la cuenta 413 al finalizar el ejercicio y los acreedores por devolución de ingresos.

  • ¿Cómo se obtienen los fondos líquidos de la tesorería?

    Los fondos líquidos a fin de ejercicio están constituidos por los saldos disponibles en cajas de efectivo y cuentas bancarias, salvo aquellos que se hayan dotado con imputación al presupuesto, así como por aquellas inversiones financieras, de carácter no presupuestario, que reúnan el suficiente grado de liquidez, en que se hayan materializado excedentes temporales de tesorería.
    A estos efectos, no se tendrán en cuenta los saldos de las subcuentas 5740 “Caja. Pagos a justificar” y 5750 “Bancos e instituciones de crédito. Pagos a justificar”, ni la parte del saldo de la cuenta 577 “Activos líquidos equivalentes al efectivo” que tenga tratamiento presupuestario.

  • ¿Qué derechos pendientes de cobro deben tenerse en cuenta?

    Deben tenerse en cuenta los derechos pendientes tanto de operaciones presupuestarias y de operaciones no presupuestarias.
    En el pendiente de cobro de operaciones presupuestarias se distinguirá lo pendiente de cobro tanto de presupuesto corriente como de presupuesto cerrado.

  • ¿Cómo se obtienen los derechos pendientes de cobro de presupuesto corriente?

    El importe de los derechos pendientes de cobro del presupuesto corriente se obtiene del saldo de la cuenta 430 “Deudores por derechos reconocidos. Presupuesto de ingresos corriente”, siendo éste la agregación de los saldos correspondientes a sus divisionarias.

  • ¿Cómo se obtienen los derechos pendientes de cobro de presupuesto cerrado?

    El importe de los derechos pendientes de cobro de presupuestos cerrados se obtiene del saldo de la cuenta 431 “Deudores por derechos reconocidos. Presupuestos de ingresos cerrados”, siendo éste la agregación de los saldos correspondientes a sus divisionarias.

  • ¿Cómo se obtienen los derechos pendientes de cobro por operaciones no presupuestarias?

    El importe de los derechos pendientes de cobro correspondientes a cuentas de deudores que, de acuerdo con la normativa vigente, no son presupuestarios y tampoco lo serán en el momento de su vencimiento. Este importe se obtiene por agregación de los siguientes:
    - La parte del saldo de la cuentas 257 “Fianzas constituidas a largo plazo en entidades del grupo, multigrupo y asociadas” y 270 “Fianzas constituidas a largo plazo”, que corresponda a aquellas fianzas que se hayan tratado de forma no presupuestaria.
    - La parte del saldo de las cuentas 258 “Depósitos constituidos a largo plazo en entidades del grupo, multigrupo y asociadas” y 275 “Depósitos constituidos a largo plazo”, que corresponda a aquellos depósitos que se hayan tratado de forma no presupuestaria.
    - El importe correspondiente a las deudas de terceros como consecuencia de la repercusión del IVA. Dicho importe viene dado por el saldo de la cuenta 440 “Deudores por IVA repercutido”.
    - El importe de los créditos a favor de la entidad como consecuencia de los ingresos efectuados en las entidades encargadas de la gestión de cobro. Dicho importe viene dado por el saldo de la cuenta 442 “Deudores por servicio de recaudación”, siendo éste la agregación de los saldos correspondientes a sus divisionarias.
    - El importe correspondiente al resto de deudores no presupuestarios que continuarán siendo no presupuestarios a su vencimiento. Dicho importe viene dado por el saldo de la cuenta 449 “Otros deudores no presupuestarios”.
    - En el caso de que se gestionen, liquiden y recauden recursos por cuenta de otros entes públicos, el importe de los créditos a favor del sujeto contable que existan, generalmente como consecuencia de las entregas a cuenta realizadas. Dicho importe se obtiene generalmente de los saldos deudores de la cuenta 456 “Entes públicos, c/c efectivo”.
    - El importe correspondiente a los saldos de las cuentas del subgrupo 47 “Administraciones Públicas” que pongan de manifiesto la situación deudora de las mismas, es decir, los saldos de las cuentas 470 “Hacienda pública, deudor por diversos conceptos” y 471 “Organismos de Previsión Social, deudores”. Cuando el sujeto contable realice operaciones sujetas al IVA y existan cantidades pendientes de liquidar, también habrá de considerarse el saldo de la cuenta 472 “Hacienda Pública, IVA soportado”
    - La parte del saldo de las cuentas 537 “Fianzas constituidas a corto plazo en entidades del grupo, multigrupo y asociadas” y 565 “Fianzas constituidas a corto plazo” que corresponda a aquellas fianzas que se hayan tratado de forma no presupuestaria.
    - La parte del saldo de las cuentas 538 “Depósitos constituidos a corto plazo en entidades del grupo, multigrupo y asociadas” y 566 “Depósitos constituidos a corto plazo” que corresponda a aquellos depósitos que se hayan tratado de forma no presupuestaria.
    - Los saldos deudores de la cuenta 550 “Cuentas corrientes no bancarias”.

  • ¿Qué obligaciones pendientes de pago deben tenerse en cuenta?

    Al igual que ocurre con los ingresos, deben tenerse en cuenta tanto las obligaciones pendientes de pago presupuestarias (de presupuesto corriente y de presupuesto cerrado) como los acreedores por operaciones no presupuestarias

  • ¿Cómo se obtienen las obligaciones pendientes de pago del presupuesto del ejercicio corriente?

    El importe de las obligaciones pendientes de pago del presupuesto corriente se obtienen del saldo de la cuenta 400 “Acreedores por obligaciones reconocidas. Presupuesto de gastos corriente”, siendo éste la agregación de los saldos correspondientes a sus divisionarias.

  • ¿Cómo se obtienen las obligaciones pendientes de pago del presupuesto de ejercicios cerrados?

    El importe de las obligaciones pendientes de pago de presupuestos cerrados se obtiene del saldo de la cuenta 401 “Acreedores por obligaciones reconocidas. Presupuestos de gastos cerrados”, siendo éste la agregación de los saldos correspondientes a sus divisionarias.

  • ¿Cómo se obtienen los acreedores no presupuestarios?

    El importe de las obligaciones pendientes de pago correspondientes a cuentas de acreedores que, de acuerdo con la normativa vigente, no son presupuestarios y tampoco lo serán en el momento de su vencimiento, se obtiene por agregación de los siguientes:
    - La parte del saldo de las cuentas 165 “Fianzas recibidas a largo plazo de entidades del grupo, multigrupo y asociadas” y 180 “Fianzas recibidas a largo plazo”, que corresponda a aquellas fianzas que se hayan tratado de forma no presupuestaria.
    - La parte del saldo de las cuentas 166 “Depósitos recibidos a largo plazo de entidades del grupo, multigrupo y asociadas” y 185 “Depósitos recibidos a largo plazo”, que corresponda a aquellos depósitos que se hayan tratado de forma no presupuestaria.
    - El importe pendiente de pago a los acreedores como consecuencia del IVA soportado que tiene la condición de deducible. Dicho importe viene dado por el saldo de la cuenta 410 “Acreedores por IVA soportado”.
    - En el caso de que se preste el servicio de recaudación a otros entes públicos, el importe de los débitos que la entidad tenga con dichos entes por la recaudación efectuada. Dicho importe se obtiene del saldo que presente la cuenta 414 “Entes públicos acreedores por recaudación de recursos”.
    - El importe correspondiente al resto de acreedores no presupuestarios que continuarán siendo no presupuestarios a su vencimiento. Dicho importe viene dado por el saldo de la cuenta 419 “Otros acreedores no presupuestarios”.
    - En el caso de que se gestionen, liquiden y recauden recursos por cuenta de otros entes públicos, el importe de los débitos a cargo del sujeto contable que existan como consecuencia de los recursos recaudados. Dicho importe se obtiene del saldo de la cuenta 453 “Entes públicos por ingresos pendientes de liquidar”. Asimismo, se habrá de incluir el importe de los débitos de la entidad como consecuencia de las entregas a cuenta efectuadas a los entes titulares de los recursos. Dicho importe viene dado por los saldos acreedores de la cuenta 456 “Entes públicos, c/c efectivo”.
    Si al finalizar el ejercicio existiesen cobros pendientes de aplicación definitiva relativos a recursos de otros entes públicos, se habrá de aumentar el importe de los débitos a cargo del sujeto contable en la cuantía de los mencionados cobros, calculándose ésta como la parte que del saldo de la cuenta 554 “Cobros pendientes de aplicación” corresponda a dichos recursos.
    - El importe correspondiente a los saldos de las cuentas del subgrupo 47 “Administraciones Públicas” que pongan de manifiesto la situación acreedora de las mismas, es decir, los saldos de las cuentas 475 “Hacienda Pública, acreedor por diversos conceptos” y 476 “Organismos de Previsión Social, acreedores”. Cuando el sujeto contable realice operaciones sujetas al IVA y existan cantidades pendientes de liquidar, también habrá de incluirse el saldo de la cuenta 477 “Hacienda Pública. IVA repercutido”.
    - El importe de las deudas contraídas por la entidad para cubrir desfases temporales de tesorería. Dicho importe viene dado por el saldo de las cuentas 502 “Empréstitos y otras emisiones análogas por Operaciones de Tesorería” y 521 “Deudas por Operaciones de Tesorería””.
    - La parte del saldo de las cuentas 515 “Fianzas recibidas a corto plazo de entidades del grupo, multigrupo y asociadas” y 560 “Fianzas recibidas a corto plazo”, que corresponda a aquellas fianzas que se hayan tratado de forma no presupuestaria.
    - La parte del saldo de la cuenta 516 “Depósitos recibidos a corto plazo de entidades del grupo, multigrupo y asociadas” y 561 “Depósitos recibidos a corto plazo”, que corresponda a aquellos depósitos que se hayan tratado de forma no presupuestaria.
    - Los saldos acreedores de la cuenta 550 “Cuentas corrientes no bancarias”.

  • ¿Qué partidas pendientes de aplicación deben considerarse?

    Deben considerarse tanto las partidas pendientes de aplicación de ingresos como de gastos.

  • ¿Cómo se obtienen las partidas pendientes de aplicación de ingresos?

    Se deben tener en cuenta las cantidades cobradas pendientes de aplicación definitiva recogidas en las cuentas 554 “Cobros pendientes de aplicación” y 559 “Otras partidas pendientes de aplicación”. Se exceptúan aquellos cobros pendientes de aplicación definitiva relativos a recursos de otros entes públicos, que se incluyen como obligaciones pendientes de pago.

  • ¿Cómo se obtienen las partidas pendientes de aplicación de gastos?

    Las cantidades pagadas pendientes de aplicación definitiva se deben incluir, además de las recogidas en la cuenta 555 “Pagos pendientes de aplicación”, los pagos realizados con cargo a los anticipos de caja fija pendientes de reposición, recogidos en la subcuenta 5581 “Provisiones de fondos para anticipos de caja fija pendientes de justificación”. Asimismo, se incluye el saldo de la subcuenta 5585 “Libramientos para la reposición de anticipos de caja fija pendientes de pago”.

  • ¿Cómo se obtienen los saldos de dudoso cobro?

    Desde el punto de vista de la contabilidad patrimonial, el importe de los derechos pendientes de cobro de difícil o imposible recaudación (saldos de dudoso cobro) viene dado por la parte del saldo de las subcuentas que se relacionan, que corresponda a derechos de cobro que se hayan considerado para el cálculo del remanente de tesorería total:
    a) 2961 “Deterioro de valor de fianzas constituidas a largo plazo en entidades del grupo, multigrupo y asociadas”.
    b) 2962 “Deterioro de valor de depósitos constituidos a largo plazo en entidades del grupo, multigrupo y asociadas”.
    c) 2981 “Deterioro de valor de fianzas constituidas a largo plazo”.
    d) 2982 “Deterioro de valor de depósitos constituidos a largo plazo”.
    e) 4900 “Deterioro de valor de créditos. Operaciones de gestión”.
    f) 4901 “Deterioro de valor de créditos. Otras cuentas a cobrar”.
    g) 4902 “Deterioro de valor de créditos. Inversiones financieras en entidades del grupo, multigrupo y asociadas”.
    h) 4903 “Deterioro de valor de créditos. Otras inversiones financieras”.
    i) 5961 “Deterioro de valor de fianzas constituidas a corto plazo en entidades del grupo, multigrupo y asociadas”.
    j) 5962 “Deterioro de valor de depósitos constituidos a corto plazo en entidades del grupo, multigrupo y asociadas”.
    k) 5981 “Deterioro de valor de fianzas constituidas a largo plazo”.
    l) 5982 “Deterioro de valor de depósitos constituidos a largo plazo”.
    Para determinar el importe de los saldos de dudoso cobro se debe tener en cuenta la antigüedad de las deudas, el importe de las mismas, la naturaleza de los recursos de que se trate, los porcentajes de recaudación tanto en período voluntario como en vía ejecutiva y los demás criterios de valoración que de forma ponderada se establezcan por la entidad local.
    Desde el punto de vista presupuestario, el art. 193 bis TRLRHL, introducido por la Ley 27/2013, establece los límites mínimos que deben tenerse en cuenta para determinar los derechos de difícil o imposible recaudación:
    a) Los derechos pendientes de cobro liquidados dentro de los presupuestos de los dos ejercicios anteriores al que corresponde la liquidación, se minorarán, como mínimo, en un 25 por ciento.
    b) Los derechos pendientes de cobro liquidados dentro de los presupuestos del ejercicio tercero anterior al que corresponde la liquidación, se minorarán, como mínimo, en un 50 por ciento.
    c) Los derechos pendientes de cobro liquidados dentro de los presupuestos de los ejercicios cuarto a quinto anteriores al que corresponde la liquidación, se minorarán, como mínimo, en un 75 por ciento.
    d) Los derechos pendientes de cobro liquidados dentro de los presupuestos de los restantes ejercicios anteriores al que corresponde la liquidación, se minorarán en un 100 %.

  • ¿Qué son los excesos de financiación afectada?

    Los excesos de financiación afectada son los derechos reconocidos que financian un gasto cuyo reconocimiento de la obligación todavía no se ha producido, por lo que existe un exceso de financiación que por estar afectada debe reservarse o utilizarse para financiar el gasto que todavía no se ha producido.
    En términos de la Regla 29.1 de la Instrucción de Contabilidad Normal la desviación de financiación es la magnitud que representa el desfase existente entre los ingresos presupuestarios reconocidos durante un período determinado, para la realización de un gasto con financiación afectada y los que, en función de la parte del mismo efectuada en ese período, deberían haberse reconocido, si la ejecución de los ingresos afectados se realizase armónicamente con la del gasto presupuestario.

  • ¿Cómo se calculan los excesos de financiación afectada?

    El exceso de financiación afectada está constituido por la suma de las desviaciones de financiación positivas acumuladas a fin de ejercicio.
    Las desviaciones de financiación, para cada gasto con financiación afectada, se calculan por diferencia entre los derechos reconocidos netos por los ingresos afectados y el producto del coeficiente de financiación por el total de obligaciones reconocidas netas, referidos unos y otras al período considerado.
    Las desviaciones de financiación acumuladas se calculan del mismo modo que las imputables al ejercicio, pero tomando en consideración las obligaciones y los derechos reconocidos desde el inicio de la ejecución del gasto con financiación afectada hasta el final del ejercicio.
    Ejemplo:
    Nos conceden una subvención de 1.000 unidades para financiar al 100% el gasto de la actividad “X”. Al finalizar el ejercicio la entidad que subvenciona nos ingresa las 1.000 unidades, pero sólo hemos realizado 700 unidades de gasto en dicha actividad. ¿Cuál es la desviación de financiación?
    DFAc = Drs – (ADOs x CF) = 1.000 – (700 x 100%) = 300 unidades.
    Supongamos el mismo caso, pero la entidad sólo financia el 70% del gasto, no el 100%:
    DFAc = Drs – (ADOs x CF) = 1.000 – (700 x 70%) = 510 unidades.

  • ¿El exceso de financiación puede ser negativo?

    No. De conformidad con la Instrucción de Contabilidad, el exceso de financiación afectada sólo podrá tomar valor cero o positivo. Por ello si el resultado obtenido es negativo no se considerará a efectos del remanente de tesorería.

  • Si después de efectuar los cálculos el remanente de tesorería para gastos generales es positivo, ¿se puede utilizar como medio de financiación de modificaciones de crédito?

    Actualmente, para la utilización del remanente de tesorería para gastos generales hay que tener en cuenta la posible aplicación del art. 32 LOEPYSF.
    De tal manera que si la Entidad Local tiene deuda pública deberá aplicar el art. 32 LOEPYSF, y si no tuviese endeudamiento o una vez aplicado el citado precepto, la parte de remanente de tesorería que exceda puede utilizarse como medio de financiación de modificaciones de crédito.

  • ¿Qué ocurre si el remanente de tesorería para gastos generales es negativo?

    De conformidad con lo dispuesto en el art. 193 TRLRHL, en el caso de liquidación del presupuesto con remanente de tesorería negativo, el Pleno de la corporación o el órgano competente del organismo autónomo, según corresponda, en la primera sesión que celebren deberán proceder por este orden:
    1º.- A la reducción de gastos del nuevo presupuesto por cuantía igual al déficit producido. La expresada reducción sólo podrá revocarse por acuerdo del Pleno, a propuesta del presidente, y previo informe del Interventor, cuando el desarrollo normal del presupuesto y la situación de la tesorería lo consintiesen.
    2º.- Si la reducción de gastos no resultase posible, se podrá acudir al concierto de operación de crédito por su importe, siempre que se den las condiciones señaladas en el art. 177.5 TRLRHL.
    3º.- De no adoptarse ninguna de las medidas previstas en los dos apartados anteriores, el presupuesto del ejercicio siguiente habrá de aprobarse con un superávit inicial de cuantía no inferior al repetido déficit.

  • ¿Se puede utilizar el Remanente de Tesorería Total como fuente de financiación?

    No. El que sí se puede utilizar, en su caso, es el Remanente de Tesorería para Gastos Generales, que se obtiene deduciendo del Remanente de Tesorería Total los saldos de dudoso cobro y los excesos de financiación.

  • ¿Qué tipo de modificaciones de crédito se pueden realizar financiadas con el remanente de tesorería para gastos generales?

    Dada la naturaleza de los distintos tipos de modificaciones de créditos, hay tres modalidades susceptibles de financiación con remanente de tesorería para gastos generales: la de créditos extraordinarios, la de suplementos de créditos y la incorporación de remanentes.

  • ¿Qué tipos de gasto se pueden financiar con el remanente de tesorería para gastos generales?

    En principio, cualquier gasto. No existe una limitación en la legislación vigente para un determinado tipo de gastos, por lo que pueden financiarse con remanente de tesorería tanto gastos corrientes como de inversiones, tanto gastos no financieros como gastos financieros.

  • La utilización del remanente de tesorería para gastos generales como fuente de financiación de modificaciones de crédito, ¿afecta a la estabilidad presupuestaria?

    En el caso de que la utilización del remanente de tesorería para gastos generales financie gastos no financieros (capítulos del 1 al 7 del estado de gastos), perjudicará el cumplimiento del objetivo de estabilidad, porque implicará mayores gastos no financieros sin que existan mayores ingresos no financieros.

  • La utilización del remanente de tesorería para gastos generales como fuente de financiación de modificaciones de crédito, ¿afecta a la regla de gasto?

    En el caso de que la utilización del remanente de tesorería para gastos generales financie gastos no financieros (capítulos del 1 al 7 del estado de gastos), perjudicará el cumplimiento de la regla de gasto por cuanto existirán mayores gastos no financieros que en el ejercicio anterior.
    Salvo que se trata de inversiones financieramente sostenibles, porque el apartado 4 de la Disp. Adic. 6ª LOEPYSF dispone que el importe del gasto realizado en inversiones financieramente sostenibles no se considera como gasto computable a efectos de la aplicación de la regla de gasto.

  • ¿Se puede utilizar el remanente de tesorería para gastos generales antes de que se liquide el presupuesto municipal?

    Para la utilización del remanente de tesorería para gastos generales debe haberse procedido a la liquidación del presupuesto, puesto que es en este momento cuando se concreta el importe del citado remanente. Y ello porque el art. 191.2 TRLRHL dispone que ¡las obligaciones reconocidas y liquidadas no satisfechas el último día del ejercicio, los derechos pendientes de cobro y los fondos líquidos a 31 de diciembre configurarán el remanente de tesorería de la entidad local. La cuantificación del remanente de tesorería deberá realizarse teniendo en cuenta los posibles ingresos afectados y minorando de acuerdo con lo que reglamentariamente se establezca los derechos pendientes de cobro que se consideren de difícil o imposible recaudación”.
    Por tanto, sin que se efectúe la liquidación del presupuesto del ejercicio no es posible la determinación del remanente de tesorería para gastos generales y, en consecuencia, no se puede utilizar dicho remanente si no se ha fijado mediante la liquidación del presupuesto.

  • ¿Es lo mismo el superávit presupuestario que el remanente de tesorería para gastos generales?

    Para la utilización del remanente de tesorería para gastos generales debe haberse procedido a la liquidación del presupuesto, puesto que es en este momento cuando se concreta el importe del citado remanente. Y ello porque el art. 191.2 TRLRHL dispone que ¡las obligaciones reconocidas y liquidadas no satisfechas el último día del ejercicio, los derechos pendientes de cobro y los fondos líquidos a 31 de diciembre configurarán el remanente de tesorería de la entidad local. La cuantificación del remanente de tesorería deberá realizarse teniendo en cuenta los posibles ingresos afectados y minorando de acuerdo con lo que reglamentariamente se establezca los derechos pendientes de cobro que se consideren de difícil o imposible recaudación”.
    Por tanto, sin que se efectúe la liquidación del presupuesto del ejercicio no es posible la determinación del remanente de tesorería para gastos generales y, en consecuencia, no se puede utilizar dicho remanente si no se ha fijado mediante la liquidación del presupuesto.

  • ¿El importe del remanente de tesorería para gastos generales puede formar parte del presupuesto inicial del ejercicio siguiente?

    No. Es una magnitud que se obtiene como consecuencia de la liquidación del presupuesto, que puede ser una fuente de financiación para modificaciones de crédito, pero en ningún caso puede formar parte de las previsiones iniciales del estado de ingresos.
    Una de las características de esta magnitud es que en ningún caso puede formar parte de las previsiones iniciales de ingreso, ni puede dar lugar a reconocimiento de derechos presupuestarios.

  • ¿El importe del remanente de tesorería para gastos generales puede dar lugar a reconocimiento de derechos?

    Tampoco. Al tratarse de una magnitud que se obtiene como consecuencia, en parte, de los derechos pendiente de cobro, los derechos reconocidos ya se han producido en otros ejercicios, por lo que no puede dar lugar al reconocimiento de derechos presupuestarios.