Posibilidad de nombrar secretario accidental a funcionario municipal del grupo A2 en base a normativa autonómica


TSJ Región de Murcia - 05/10/2020

Se interpuso recurso de apelación contra la sentencia de instancia que confirmaba la resolución autonómica de improcedencia de nombramiento como secretario accidental de un funcionario de Carrera, Técnico de Gestión Municipal, Licenciado en Derecho, Grupo A2, propuesto por un ayuntamiento en base a lo dispuesto por un decreto autonómico.

El TS desestima el recurso al señalar que, si bien dicha normativa autonómica encontraba su acomodo en la habilitación legal otorgada a las CCAA por la Disp. Adic. 2ª EBEP, dejó de tenerlo al ser expresamente derogada la mencionada disposición por la LRSAL que, además introdujo en la LRBRL el art. 92.bis estableciendo la competencia estatal para la provisión de puestos de trabajo reservados a funcionarios de Administración Local con habilitación estatal.

Y añade el TS que no puede prevalecer la norma autonómica puesto que, aunque no ha sido expresamente derogada debe tenerse en cuenta la competencia estatal que en esta materia establece el mencionado art. 92.bis, en cuyo desarrollo se dictó el RD 128/2018, por el que se regula el régimen jurídico de los funcionarios de la Administración Local con habilitación de carácter nacional -RJFHN-, cuya Disp. Derog. Única deroga cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan a lo establecido en él.

Y continúa el TS aclarando que si bien en el art. 52.1 RJFHN se establece que cuando no fuese posible la provisión del puesto por los procedimientos previstos en los artículos anteriores, las Corporaciones Locales pueden solicitar a las Comunidades Autónomas el nombramiento, con carácter accidental, de uno de sus funcionarios con la preparación técnica adecuada, que debe pertenecer al subgrupo A1 en las Corporaciones Locales de más de 5.000 habitantes, en el caso que nos ocupa la solicitud de nombramiento que formuló el Ayuntamiento lo era en funcionario que pertenecía al subgrupo A2, por lo que, en aplicación del art. 52.1 RJFHN, no cabía efectuarse aquel nombramiento accidental, norma que prevalece por los motivos ya expuestos.

Finalmente, afirma el TS en relación con la autonomía de la Administración Local que ésta debe ejercerse de acuerdo con las leyes estatales. Y siendo que el art. 92.bis LRBRL establece que tanto la regulación de la creación, clasificación y supresión de puestos reservados a funcionarios de la Administración Local con habilitación de carácter nacional, como las que puedan corresponder a su régimen disciplinario como formas de provisión, se regularán por el Gobierno mediante Real Decreto, correspondiendo a la Comunidad Autónoma efectuar los nombramientos, de acuerdo con la normativa establecida por la Administración del Estado, si la propuesta de nombramiento de personal accidental no se ajusta a esta previsión, está facultada la Comunidad Autónoma para denegarla, tal y como ocurrió en este caso.